Noor, la princesa espía musulmana que dio su vida por Europa

noor1

Noor-un-Nisa Inayat Khan, una mujer musulmana nacida en 1914 en Moscú, fue una agente británica de la Ejecutivo de Operaciones Especiales (SEO) durante la Segunda Guerra Mundial. Descendiente de sultanes de la India, fue la primera mujer operadora de radio del SEO enviada a Francia para ayudar a la Resistencia francesa.

Noor era la mayor de los cuatro hijos de Hazrat Inayat Khan y Ora Meena Ray Baker Noor. En 1914,antes de estallar la Primera Guerra Mundial, se fueron a vivir a Bloomsbury, en Londres, y fue entonces cuando Noor adquirió la nacionalidad británica.

Permanecieron en la capital británica hasta 1920 cuando se mudaron a Suresnes cerca de parís. Noor fue a la Sorbona y se realizó como cualquier otra jovencita hasta que en 1940 con la llegada del nazismo tuvieron que huir de nuevo a Londres.

Ante la situación que acontecía Noor sentía la necesidad de que debía hacer algo por los suyos y luchar contra el nazismo, para ello no dudó en sumarse a la Women’s Auxiliary Air Force (WAAF) donde aprendió el mundo de las comunicaciones por radio.

Y gracias a su perfecto francés, su gran conocimiento de las operaciones de radio y su determinación y convicción hacia el rumbo que había decidido embarcar, Noor se convirtió en la primera mujer operadora de radio en territorio francés siendo miembro de la Sección F (Francesa) del Servicio de Operaciones Espaciales (SOE).

Su labor fue imprescindible, pues gracias a la valentía de esta joven musulmana se pudieron salvar aviadores aliados además de boicotear comunicaciones y emisoras enemigas. Era una mujer muy audaz que supo muy bien como pasar desapercibida ante los miembros de la Gestapo, la policía secreta oficial de la Alemania nazi.

Pese al orgulloso trayecto que tuvo y las múltiples situaciones de peligro que pudo esquivar, Noor fue finalmente traicionada por un agente que la entregó a la Gestapo, que tras fracasar en el intento de sonsacar información a la joven de sus compañeros y sus planes, la torturaron hasta la muerte.

Hoy día, son varias las condecoraciones inglesas y francesas que honran la memoria de Noor, considerada como una de las mujeres más valientes de la Segunda Guerra Mundial.

Pero a su vez, no debemos olvidar cómo una mujer musulmana entregó su vida por la libertad del continente europeo demostrando así además del orgullo patriótico y un amor incondicional por sus conciudadanos. Y es que se puede apreciar cómo los musulmanes, en absoluto fueron ni son algo ajeno al mundo occidental no desde ahora sino que desde hace ya décadas y décadas.